Si mi verso me niega lo imposible...

Vuela entre las líneas de éste soneto
un ave sin memoria ni pasado,
mientras se despierta malhumorado
un granado que sueña ser abeto.

Y yo, que solo soy rima y cadencia,
acaricio el silencio y sus heridas,
indago en las caricias prohibidas,
y disparo mis miedos sin violencia.

En la absurda quietud del mediodía
juego a ser lo que menos he soñado,
pinto al óleo, mastico lejanía,

derribo a medias muros invisibles,
frunzo el entrecejo cuando me enfado,
si mi verso me niega lo imposible...

No hay comentarios :

Publicar un comentario