Mandamientos para nuevos poetas


Tener a mano un buen diccionario de sinónimos,
que transforme la palabra hambre - un pequeño
detalle que solo afecta a millones en el mundo -
en avidez; expresión que tal vez derive en ambición,
actitud humana y natural que nos hará olvidar el
reclamo original de que tantos no tengan qué comer.

Es recomendable que un estruendoso silencio
tape, con la menor cantidad de grietas posibles,
ese lenguaje torpe y obsceno de quien denuncia
en un contexto general las carencias de infinitos
rostros anónimos que no tienen la fuerza para
gritarle al poder de turno "esto es todo menos vida".

Y habrá que proclamar con aire soñador y satisfecho
la hermosura del mundo que habitamos, remarcando
en dicho discurso las virtudes de poseer zapatos
sin agujeros, corbatas de colores variados (nunca
es bueno repetir), vidrios polarizados, una sordera
de ocasión, una ceguera perpetua y bien lustrada.

Eliminaremos entonces otras palabras innecesarias en la
poesía contemporánea, como las siguientes:

Hambre
Esclavitud
Capitalismo (no rimar con salvajismo)
Trata de personas
Infancia en peligro

Sería un recurso sumamente productivo comenzar
de aquí en más a adornar nuestra escritura con
términos menos indecorosos, a saber:

Arco iris
Amor (repetido la mayor cantidad posible de veces)
Felicidad
Estrella
Mejilla

Dejar en claro que es más conveniente la
metáfora "la ciudad es un enorme crucigrama
sin resolver", que recordar por enésima
vez que los distintos siguen estando en penitencia.

Y todo ese conjunto de expresiones positivas
taparán con barro a ese inútil compromiso social de
otros tiempos, porque total...Ignorado el vocablo falaz,
muere el problema, ¿No es así?

No hay comentarios :

Publicar un comentario